Calidad, Innovación y Pioneirismo

Desde la primera reforma realizada en un tapizado, en un sótano sencillo, en 1974 hasta la actualidad, la empresas ha registrado, año tras año, un ritmo de crecimiento exponencial. Los valores heredados de la familia Cavaletti y el deseo incorregible de hacer siempre más y bien hecho, permanecen presentes en la Compañía, a través del espíritu innovador y emprendedor de sus fundadores. Actualmente, Cavaletti es considerada una referencia en Latinoamérica, en el mercado de asientos para entornos profesionales y colaborativos.

1974

Todo empezó en un sótano alquilado de la familia Albertoni, de menos de 30m², en lo alto de la Av. Maurício Cardoso (Erechim/RS). La empresa entonces llamada Estofaria Erechim, comenzó a mano, utilizando herramientas simples, como una máquina de coser sin motor, un martillo, un alicate para tapicería y una grapadora. Las principales actividades fueron la remodelación de sofás, sillones y sillas de coche, que se llevaban en la espalda de los propietarios, al no existir otro medio de transporte.

Mário y Gilmar, los hermanos fundadores, no tenían una edad adecuada para ser emprendedores, pero desde pequeños aprendieron la importancia de la excelencia en los productos, siguiendo el consejo de su madre, la Sra. Libera: «Si es para hacer algo que se estropeará pronto, mejor no hacerlo».

1979

Este año, uno de los hermanos menores de los propietarios, el Sr. Jair Cavaletti, con 19 años, se incorporó al negocio. En ese momento, Cavaletti ya contaba con 7 (siete) empleados, pero su estructura aún era rudimentaria. Todas las actividades se realizaron de forma manual, desde el corte hasta la soldadura, costura, pintura y montaje. Las dificultades se agravaron aún más cuando la compañía comenzó a vender también a otros estados. Los desafíos industriales y principalmente logísticos fueron grandes, pero inspiraron el aumento de la estructura, que se redistribuyó en tres pabellones.

1986

Este año se adquirió el área ubicada en el Distrito Industrial, donde se construyó un pabellón de 2.100 m². La fábrica se ha modernizado con nuevos equipos y vehículos.

1994

Estofaria Erechim cambió su nombre a Cavaletti Estofados para Escritório Ltda. Las inversiones en tecnología permitieron aumentar la productividad y desarrollar nuevos productos.

2008

Cavaletti Estofados para Escritório Ltda ya estaba posicionada entre las mayores fábricas de sillas de oficina de Brasil. Con el crecimiento fue necesario un nuevo posicionamiento de marca, donde se renombró: Cavaletti S/A Cadeiras Profissionais y se implementó el lema que resumía la forma de ser de la Compañía: “Valor en hacer más”.

2013

La empresa gana el Certificado Cerflor, un esquema nacional reconocido por el PEFC, con el fin de identificar mejor los criterios e indicadores de sustentabilidad en el manejo forestal, con el fin de brindar prácticas que sean ecológicamente apropiadas, económicamente sustentables y socialmente justas.

2015

Adquisición del Centro de Apoyo Logístico en Itapevi, São Paulo.
Apertura del Mercado Internacional.

2018

Inauguración de Worklab en São Paulo, un espacio único y exclusivo, creado con la intención de ser un laboratorio de experimentación e intercambio. Presenta tanto productos consagrados y lanzamientos, como prototipos, con el objetivo de establecer un diálogo constante, vivencial y colaborativo, dirigido a la audiencia de la marca.

Evolución Constante

Cavaletti tiene en Erechim/RS, un moderno parque fabril, ubicado en el Distrito Industrial con 108 mil m². También cuenta con un Centro de Apoyo Logístico ubicado en Itapevi/SP, con 10 mil m². Y el Worklab, un espacio conceptual en la ciudad de São Paulo/SP, con 500m². La estructura de la fábrica alberga alrededor de 700 empleados, en varias áreas. La compañía se adelanta siempre en los Procesos de Gestión, comprometiéndose con el Medio Ambiente y, principalmente, con la relación con sus colaboradores, socios y la comunidad.

Conozca más sobre Sustentabilidad